27.1.09

Decadencia

Tengo tres hermanas menores y siempre hubo muñecas Barbie™ en mi casa de la infancia. Estaban por todos lados, con toda clase de vestidos y colores de pelo. Algunas eran meta-humanas: sirenas y mariposas, otras tenían ropa hecha por mi mamá.

Se daban la gran vida en su enorme casa maleta y el Ford Mustang rosado que combinaba, cómo no, con la casa (y casi todo el resto). Parecía que eran felices, se intercambiaban ropa y zapatos (nunca son suficientes, dicen).

De pronto empezó a pasar el tiempo y me empecé a dar cuenta de que las muñecas ya no tenían su lugar de privilegio. Estaban tiradas desnudas por el suelo sin poder demostrar hastío frente a su situación debido a sus caras eternamente sonrientes. Incluso algunas habían sido parte de experimentos y tenían su cabeza rapada y sus caras rayadas. Después de eso desaparecieron por mucho tiempo de mi vista, hasta que mi hija quiso que le comprara una. Le encantan las sirenas.

Hace poco la encontré. Estaba ahogada en una piscina sucia, con bichos en su pelo de colores inverosímiles. Si no estuviera seguro de que no era capaz de hacerlo, creería que ella misma se tiró (y sin su coleta).

Todo se me hizo tan rápido que no alcancé a notarlo.

La decadencia del imperio de Barbie™ en mi familia.

21.1.09

También es gratis

En medio de tanto trabajo y ajetreo (aunque digámoslo: me tocó más ajetreo que trabajo) por los días de fines del año pasado, me sucedió algo que pensaba escribir antes de 2009, pero que por este mismo aceleramiento físico y mental del período pospuse hasta ahora.

Sucedió que iba caminando por Ahumada hacia la Plaza de armas cuando se me atravesó en el camino, y con los brazos extendidos hacia mí, uno de estos ya típicos tipos que dan "Abrazos gratis". Debo reconocer que cuando llegó este movimiento me imaginé que iban a ponerse varios pintamonos en la calle abrazando a la gente, porque la idea empezó en un país de habla inglesa y salió en la tele, y como acá somos mandados a hacer para copiar todas esas cosas como la celebración de Halloween, pensé que sería lo mismo. Sin embargo, finalmente abracé a este tipo y no pude evitar preguntarle después por qué lo hacía, si era por alguna causa como cuando fue la Teletón y estaba lleno de abrazadores o era por pura buena onda y me respondió que en el fondo "se trata de ayudar a la gente a realizar un ejercicio de autoconocimiento en el que las personas se atrevan a hacer cosas que no acostumbran a hacer, como darle abrazos a desconocidos y además entregar afecto". Igual fue simpático, porque yo pensé que me iba a decir algo como "es que somos todos hermanos y tenemos que querernos, yo jo joy" y no poh, me sale con la cuestión del autoconocimiento así medio seriote y el tipo me abrazaba como si yo fuera su amigo, y al final me dió las gracias por sacarme los auriculares y detenerme un momento.

Free hugs in Chile, you know?

Después de eso volví a la música que llevaba en el Pendrive, pero me quedé pensando en eso de los abrazos, porque igual como que me fui "con la buena onda" para mi casa. A propósito de esto, me acordé de cuando vino Amma a Chile a dar abrazos y si bien la idea no es exactamente la misma que la del movimiento "Free hugs", me llamó mucho la atención ver en la televisión gente llorando cuando abrazaban a esta señora u otros que decían que era "una sensación única, emocionante". Otro ejemplo que acabo de recordar mientras escribo esto, pasó en casa de una amiga. Ese día fui con mi amigo Herbert al carrete que había y uno de los anfitriones me dijo al final que mi amigo le había caído super bien, básicamente porque cuando llegamos lo abrazó y lo saludó afectuosamente y ellos ni se conocían (aunque ahora que lo pienso, también pudo haber sido el efecto etílico del momento en que me lo dijo, pero en fin...).

Igual pensaba yo en lo emocionante que puede llegar a ser un abrazo de año nuevo, un abrazo que uno le da a un amiga muy querida que no ve hace mucho o un abrazo de amor; pero eso de que un abrazo a un desconocido fuese algo importante era un concepto que no tenía considerado, aunque al parecer ayuda. Además, en estos tiempos de Facebook, Messenger, Twitter, Fotolog y bastantes otras aplicaciones informáticas que prometen "redes sociales" pero que hacen que las relaciones entre las personas sean cada vez más impersonales y lejanas cuando a veces es sólo que no nos damos el tiempo para reunirnos en 'la picá de la esquina' a compartir una cerveza, por ejemplo. Tampoco me refiero a andar abrazando a toda la gente en la calle o a cada rato, sino que a no perder esos contactos 'reales' con los amigos o la gente que uno quiere. A no quedarse sólo (¿o solo?) en un mundo virtual y juntarse a tomar esa cerveza en grupo.

Tengo ganas hace rato de escribir algo más en profundidad sobre eso del Facebook, pero ahora que lo pienso, he prometido escribir sobre varias cosas y he empezado algunas entradas, aunque no las he terminado para su publicación. Veamos si antes de mis vacaciones alcanzo a subir algunas. Por lo pronto, un abrazo para quienes lean esto.

6.1.09

Diversión gratis para vacaciones en tiempos de crisis

Fue uno de esos momentos en que odié no tener mi cámara fotográfica, con la diferencia de que sé que ahora volveré a tener una nueva oportunidad. Durante los últimos años he asistido a muchas presentaciones gratuitas del festival Santiago a mil que se hace en enero, sobre todo las más importantes. Fui a ver a la Pequeña gigante con mi hija y también fui a ver al Groupe F al Parque O'Higgins y este año el imperdible será La Fura dels Baus, con su espectáculo callejero. Sin embargo, entré ayer a la página del Santiago a mil para revisar la cartelera de espectáculos gratuitos (que también se puede descargar en formato Excel directamente del sitio, y que debiesen tener imperiosamente) y me encontré con la sorpresa de que acá en pleno centro se iba a presentar un carnaval a través del Paseo Ahumada que culminaría con una presentación de Opera Wu en el paseo Bulnes y estuvo increible. Desafortunadamente no puedo poner fotos mías, porque como mencioné al comienzo no llevaba mi cámara, pero fue un evento muy entretenido en el que los leones y dragones chinos avanzaban entre la gente mientras percusionistas tocaban en vivo siguiendo el carnaval. La caravana se detenía por pequeños momentos y luego volvía a avanzar en una especie de juego en el que 'asustaban' y perseguían al público que iba delante hasta llegar al paseo Bulnes, en donde había montado un escenario por el que recorrieron diversos artistas entre músicos, acróbatas, cantantes y hasta un tipo que hacía magia cambiándose de máscaras rápidamente y que generó una ovación del público.

Fotos de EMOL

La experiencia de repetirá en las comunas de San Joaquín y San Bernardo el 8 y 9 de enero, respectivamente.

También, en el Centro cultural Montecarmelo se está exhibiendo durante los todos los días lunes un Ciclo de cine de animación. Aunque al momento de escribir esto sólo quedan 3 lunes de películas, hay que aprovechar de ver Persepolis el lunes 19, pues es una película muy dinámica y entretenida en su modo de mostrar lo que significa ser una mujer nacida en Irán. Las funciones empiezan a las 19:30.

El asunto es que hay bastante variedad de eventos a los que uno puede ir, sin tener que pagar entrada por ellos (especial para años con crisis internacional, pero se agradecen en cualquier momento). Igual, a propósito del tema, encontré este blog bien interesante y que se explica por sí mismo: Panoramas gratis (en Santiago).

A todo esto, durante la exposición FotoAmérica del año pasado fui a las exposiciones de Chuck Close y Robert Capa y saqué algunas fotos, así que voy a tratar de subir algunas con una pequeña reseña (sé que he andado flojo con el blog, pero ahí veremos...)

Actualización:
Hubo una presentación extra de Opera Wu el día 7 de enero. Sin carnaval por el paseo Ahumada, pero en el mismo escenario del paseo Bulnes. Ahora sí tengo algunas fotos y un video para mostrar: