21.1.09

También es gratis

En medio de tanto trabajo y ajetreo (aunque digámoslo: me tocó más ajetreo que trabajo) por los días de fines del año pasado, me sucedió algo que pensaba escribir antes de 2009, pero que por este mismo aceleramiento físico y mental del período pospuse hasta ahora.

Sucedió que iba caminando por Ahumada hacia la Plaza de armas cuando se me atravesó en el camino, y con los brazos extendidos hacia mí, uno de estos ya típicos tipos que dan "Abrazos gratis". Debo reconocer que cuando llegó este movimiento me imaginé que iban a ponerse varios pintamonos en la calle abrazando a la gente, porque la idea empezó en un país de habla inglesa y salió en la tele, y como acá somos mandados a hacer para copiar todas esas cosas como la celebración de Halloween, pensé que sería lo mismo. Sin embargo, finalmente abracé a este tipo y no pude evitar preguntarle después por qué lo hacía, si era por alguna causa como cuando fue la Teletón y estaba lleno de abrazadores o era por pura buena onda y me respondió que en el fondo "se trata de ayudar a la gente a realizar un ejercicio de autoconocimiento en el que las personas se atrevan a hacer cosas que no acostumbran a hacer, como darle abrazos a desconocidos y además entregar afecto". Igual fue simpático, porque yo pensé que me iba a decir algo como "es que somos todos hermanos y tenemos que querernos, yo jo joy" y no poh, me sale con la cuestión del autoconocimiento así medio seriote y el tipo me abrazaba como si yo fuera su amigo, y al final me dió las gracias por sacarme los auriculares y detenerme un momento.

Free hugs in Chile, you know?

Después de eso volví a la música que llevaba en el Pendrive, pero me quedé pensando en eso de los abrazos, porque igual como que me fui "con la buena onda" para mi casa. A propósito de esto, me acordé de cuando vino Amma a Chile a dar abrazos y si bien la idea no es exactamente la misma que la del movimiento "Free hugs", me llamó mucho la atención ver en la televisión gente llorando cuando abrazaban a esta señora u otros que decían que era "una sensación única, emocionante". Otro ejemplo que acabo de recordar mientras escribo esto, pasó en casa de una amiga. Ese día fui con mi amigo Herbert al carrete que había y uno de los anfitriones me dijo al final que mi amigo le había caído super bien, básicamente porque cuando llegamos lo abrazó y lo saludó afectuosamente y ellos ni se conocían (aunque ahora que lo pienso, también pudo haber sido el efecto etílico del momento en que me lo dijo, pero en fin...).

Igual pensaba yo en lo emocionante que puede llegar a ser un abrazo de año nuevo, un abrazo que uno le da a un amiga muy querida que no ve hace mucho o un abrazo de amor; pero eso de que un abrazo a un desconocido fuese algo importante era un concepto que no tenía considerado, aunque al parecer ayuda. Además, en estos tiempos de Facebook, Messenger, Twitter, Fotolog y bastantes otras aplicaciones informáticas que prometen "redes sociales" pero que hacen que las relaciones entre las personas sean cada vez más impersonales y lejanas cuando a veces es sólo que no nos damos el tiempo para reunirnos en 'la picá de la esquina' a compartir una cerveza, por ejemplo. Tampoco me refiero a andar abrazando a toda la gente en la calle o a cada rato, sino que a no perder esos contactos 'reales' con los amigos o la gente que uno quiere. A no quedarse sólo (¿o solo?) en un mundo virtual y juntarse a tomar esa cerveza en grupo.

Tengo ganas hace rato de escribir algo más en profundidad sobre eso del Facebook, pero ahora que lo pienso, he prometido escribir sobre varias cosas y he empezado algunas entradas, aunque no las he terminado para su publicación. Veamos si antes de mis vacaciones alcanzo a subir algunas. Por lo pronto, un abrazo para quienes lean esto.

10 comentarios:

Ana dijo...

jajaja mich justo le tocó a usted el abrazo gratis!!!! me preguntó que hubiera hecho Claudio en esa situasión jajaja sale arrancando o quién sabe, es tan impredecible...

Mira, yo no soy de mucho contacto físico con la gente, supongo que si veo a un tipo que me quiere abrazar, lo mas probable que me hubiera alejado, ya que uno como mujer igual siempre le han pasado cosas a veces no muy agradable en la calle, y en mi caso soy bien desconfiada...No se si conoces ese viejito medio loco que pinta retratos (según él) en Providencia? bueno, me dijo que si me hacía un retrato y yo le dije que no gracias, y se acercó y me dió un beso, y me dijo: bueno un besito entonces..jajajaj

Me alegro que tu experiencia haya sido buena con los abrazos...Cariños y estamos en contacto.

poto loco dijo...

Ariel me caiste bien. Me gustó tu descripción del blog como un espacio íntimo de autoconocimiento y aún más cómo y lo que escribes. Estaré leyendo... un abrazo

Ana dijo...

Ariel, algo escribí en mi blog, para que lo veas...cariños.

Ariel dijo...

Anita: Gracias por ser la fiel comentadora del último tiempo, jeje. Se me ocurre que el Claudio le hubiese pegado al pobre abrasador, igual es como raro eso de los carteles que dicen "Abrazos gratis" como si fuese la media oferta o como si lo normal fuera cobrar por ellos. Al viejito de los retratos en Providencia no lo conozco, pero encuentro que es harto fresco, ja ja ja.
Ya amiga, nos vemos y saludos.
PD: Le voy a postear en su blog.

poto loco: Muchas gracias por la buena onda, espero que sigas paseando y opinando por estos lados. Lo que es yo, me voy a dar una vuelta por tu blog para ver qué onda. Nos estamos leyendo...

Ana dijo...

ajaj me imaginaba que ibas a querer saber de donde proviene "Hablar a calzón quitado", pero fue intensionalmente, así les entra la curiosidad por hojear el libro o mas bien... te entra la curiosidad por el libro!!!!

Con respecto a escribir observaciones en tu blog en forma frecuente, me parece muy bien, ayudaría a que tuviera mas movimiento y tus seguidores y fieles lectores lo agradeceríamos..

Lo pasamos muy bien el sábado...estuvo muy buena la conversa!!! Muchas gracias por leer mi humilde bolg jaj cuidate mucho y estamos en contacto...

Ahau dijo...

Bueno, pues. Harto que explicar. Para empezar, sí, lo que opinaste es muy cierto, y de hecho te encuentro la razón en todo lo que escribiste respecto a la confianza. Si bien no todo de lo cuál escribiste lo puedo poner en práctica, es algo que siempre he considerado para con mis hijos. Por otro lado, me extraña ese voto de confidencialidad que tomaste en tu blog. Quizás y es algo personal, no lo sé. No soy quién para juzgar, y de hecho para mí no me es tan difícil expresar mi vida en estas esquinas "públicas". Total, soy sólo un humano, ni más ni menos. Y si hablar de mi vida sirve para que otras personas no cometan los mismos errores o consideren esta humilde opinión cuando toman sus opciones, pues el objetivo está más que logrado. De todos modos, también tomé un voto de ingenuidad al confiar en demasía que lo que pongo no lo usan en perjuiciio mío. Ojalá siga siendo así :P

Y respecto a los gestos, pues de repente la falta de éstos hacen que se valoren más. Yo fui donde Amma, fue algo mágico escuchar un consejo en mi idioma siendo que ella sólo habla su dialecto nativo. También abracé a los gallos de Huérfanos con Ahumada. A tres de ellos. Y es que en verdad hacen falta más expresiones de afecto. Más muestras de que el otro le importas tú, se (pre)ocupa por tí.

En fin, también puede ser que piense así porque paso solo casi cinco días a la semana. Meh, así es la vida.

Bueno, nos vemos.

Ariel dijo...

OK, debo decir que no es tanto como un voto de confidencialidad por acá, es sólo que no partí el blog con la idea de tener un diario en donde contar todas las cosas que me pasan o todo lo que siento, pero a medida que voy escribiendo me doy cuenta de que de todos modos mis experiencias y lo que me pasa va impregnando (todo) lo que escribo y me parece que eso es bueno. Supongo que inconscientemente igual lo buscaba, o al menos algo de eso puse en la descripción de mi perfil, que fue lo primero que escribí y que le gustó a mi amiga poto loco de arriba.

C ya.

Mauricio dijo...

La primera vez que vi a esa gente levantando sus cartelitos y abrazando a cualquier desconocido en el cruce de Huérfanos con Ahumada, pensé "Y estos...vaya manga de idiotas". Pero es cierto que si te pones a darle vueltas a la cuestión y, como el mismo tipo de tu primera vez te dio su explicación (me refiero al abrazo, obvio) la iniciativa de estrechar lazos afectivos aunque solo sea algo efímero-a la pasada, no es algo malo. Al fin y al cabo nosotros los humanos somos unos monos empelotados, que necesitamos del contacto emocional que puede entregar un abrazo por ejemplo; sentirse parte de la manada. Paradojalmente en las ciudades donde hay tanta y tanta gente es donde mas anónimos nos sentimos.
Pero a propósito de la anécdota de Anita (saludos, igual al Claudito) cuidado con los avispados que pueden aparecer, aprovechándose de esta moda para aprovecharse de las chicas incautas.

PD: Perrin cuidado con andar abrazando pa´tras. jeja.

Ariel dijo...

Mauro: Veo que llegaste bueno pa' la talla después de las vacaciones, jeje. Gracias por postear (ojalá que te suscribas también).

Te encuentro toda la razón eso de que en estas grandes ciudades en donde andamos "achoclonados" para todas partes somos más anónimos, aunque también tiene cierta lógica: no es como en el pueblo en donde todos se conocen y cada vez que necesito comprar algo voy a la esquina al kiosco de la señora Juanita o a pedirle azúcar a la Rosita de a la vuelta. Aunque en nuestros barrios tengamos una relación similar, tenemos que desenvolvernos diariamente en tantos lugares distintos que no es fácil llegar a ese nivel de cercanía en todos lados.

Nos vemos.

Anónimo dijo...

Ariel, te fuiste de vaciones, con abrazos gratis, cultura gratis, espero que tambien tengas vacaciones gratis.
En una de esas salta la libre, y fijate que las municipalidades te llevan de paseo gratis. Y te dire que son bien buenos estos paseos, una compañera de trabajo nuestra fue a uno por su muni, y volvio bien contenta y conforme ( y para dejarla conforme a ella es bien dificil).

Pero con tus datos, creo que este año me pondre las pilas y comenzare a tomarlos encuenta para disfrutar de la cultura gratis en donde se encuentre.

Pero tambien retomare este año mi asistencia a los recitales ( que si bien vale la pena pagar una entrada y ver a tus artistas favoritos en vivo ), que el año pasado deje tan de lado.

Pero este año, retomare mi vida y las cosas que me gusta hacer y no las he hecho.

TE MANTEDRE INFORMADO.