7.5.09

Chino muere de felicidad

Sé que he tenido este espacio tirado, pero la verdad es que me ha tocado trabajar más de lo que quisiera (a veces soy flojo y qué). De todos modos tengo 2 minutos para postear algo y la verdad es que voy a dejar un link que da para comentar (sin ir más lejos, yo mismo pensaba hacerlo pero tengo poco tiempo y no tengo internet en mi casa [no insistan, no me interesa]).

¡¡¡Lea la noticia que está descrita en el título del post aquí!!!.

Igual en los comentarios podemos discutir la noticia que sin duda tiene varias aristas interesantes, pero la verdadera noticia es que mi hermano putativo y compadre primo se hizo un blog que está muy bueno y sería un agrado para mí que lo visitaran (originalmente iba a escribir en ese blog también, pero estoy cachando que si apenas escribo en este...). Ojo, que mi compadre está re' ocioso y le pega a la literatura además.

¡¡¡Visite el blog de mi hermano putativo y compadre primo!!!

Eso sería así a la rápida, sorry para los que esperaban otro tipo de post (tal vez soy yo el que espera que ustedes esperen, jaja). Igual estoy trabajando en un pequeño texto. Comenten y les respondo.

Gracias a todos ustedes amigos lectores.

La experiencia de ganar experiencia

Uno de los jefes que tuve en las librerías en que trabajé, me dijo que una de las cosas que le gustaban de los libros es que nos permiten "vivir otras vidas sin la necesidad de sufrirlas" (o algo así, sorry Eric).

Me acordé de esto el otro día cuando vi la película Into the Wild, que precisamente está basada en un libro que está basado en una historia de la vida real y además el soundtrack que hizo Eddie Vedder para la película hace que sea más genial aún, así que o sea...


En realidad no soy bueno reseñando películas, así que no lo haré esta vez. Sólo diré que a pesar de tener bastante ficcionalización, la historia de Christopher McCandless resulta entrañable: Chris es un estudiante sobresaliente, pero no tiene pensado ir a la universidad al salir del College como su familia cree, sino que se deshace de casi todas sus pertenencias y se va de su casa haciendo dedo con la única finalidad de llegar a Alaska a vivir entre la naturaleza y apartarse de la sociedad. Pero el camino por recorrer es largo y se encontrará con bastantes personas en su travesía que le darán otras perspectivas a su vida.


Le lleva Trailer (no encontré otros subtítulos)

El asunto es que la película me gustó tanto que la comenté con mi familia, y mi mamá, que quedó con ganas de verla, me preguntó si el final que tenía era feliz o triste y la verdad es que de buenas a primeras no supe responderle de inmediato, porque creo que una vida se puede evaluar de muchas maneras distintas. Por supuesto que no pretendo contar el final acá, de hecho lo ideal sería que pudiesen verla (igual está disponible a través del Cabezón Gutiérrez).

También le comenté la peli a una de mis hermanas y ella me dijo que creía que a todos en algún momento nos hubiese gustado hacer lo mismo. Claro, no se refería precisamente a viajar a Alaska, sino que a esos momentos en que queremos huir de la fuckin' society y, guardando las proporciones para cada quien, le encontré bastante razón. Aquí es donde el film, si bien muestra sólo una de las posibilidades de un viaje de estas características, nos permite sacar enseñanzas de ello y aprender algo, aunque sea a través de la experiencia de otro.

Pero hay momentos en que tal cosa funciona y otros en que no. Recuerdo cuando era más joven aún y mi padre me dio un consejo sobre relaciones sentimentales, pero prácticamente me decía lo que tenía que sentir y que si no le hacía caso me "iba a caer" y lo lamentaría, y yo con mi ímpetu adolescente le dije que si me iba a caer, prefería pegarme el porrazo y aprender de esa manera. También conversé hace poco con unos amigos sobre el valor que tienen los pioneros, esas personas que se atreven a realizar odiseas que otros sólo imaginan. Hablamos de los primeros navegantes y los primeros astronautas pensando en lo que significa sentar un precedente para que otros, tal vez mucho después, puedan tomar esos caminos con la certeza de que es posible.

Me parece que siempre uno puede aprender de la experiencia de otros y por supuesto que creo que la experiencia propia es buena, pero también creo que a veces hace que nos radicalicemos con una idea cuando a otra persona puede pasarle algo totalmente diferente.

Asi que hay que encontrar el equilibrio, porque del mismo modo en que nosotros aprendemos de otras personas, algunos también aprenden de nosotros... o deberían, jeje.

Video Bonus: